3 usos del cordón de neopreno

Fecha
 octubre 27, 2016
Share

El neopreno es un caucho sintético capaz de resistir temperaturas inferiores a los 35 y superiores a los 100 grados centígrados. Esta característica le confiere una utilidad aplicable a varios campos de la creación industrial, tales como la producción de mangueras, juntas aislantes, guantes, mascarillas y trajes de buzo, por ejemplo. Asimismo, su flexibilidad le permite ser convertido en cordón, con todas las ventajas en cuanto a comercialización que eso supone.

3 usos habituales del cordón de neopreno

Uno de los más comunes que recibe el cordón de neopreno es como soporte para las gafas de sol. Debido a la constante exposición a los rayos solares a las que son sometidas, el neopreno se torna un material ideal para que las gafas cuelguen en nuestro pecho cuando no queramos llevarlas puestas, puesto que su especial resistencia a los rayos ultravioletas hace que su fusión con las gafas –también resistentes a los mismos– tenga como resultado una combinación equilibrada en lo relativo al aguante de largas horas de sol.

También, el cordón de neopreno lo podemos utilizar como material de reparación de instrumentos de viento madera y viento metal, particularmente para reemplazar tornillos de ajuste, tapones y fieltros. Por ejemplo, este material se ajusta muy bien en la superficie de apoyo de los tornillos de saxofones de marcas como Yamaha o Selmer. No obstante también se aplica en la confección de correas de guitarra, ya que, al ser un material esponjoso, aumenta la comodidad del músico.

Por último, otro de los usos que podemos dar al cordón de neopreno es la organización del caos de cables que suelen colgar por detrás del escritorio de los más desorganizados. Su dureza física y su alta resistencia al agrietamiento hacen de él un material de óptimas cualidades para su uso en cables, cuya memoria comúnmente los dobla y retuerce.