Espuma aislante para proteger al aire acondicionado del sol

Fecha
 abril 25, 2016
Share

 

Si hay una medida imprescindible para conseguir una eficiencia energética óptima y proteger los aparatos de aire acondicionado, esa es asegurar su protección frente al sol (sobre todo, cuando están en el exterior).

Es importante colocarlos fuera del alcance directo del sol o habilitar zonas de sombra sobre ellos, ya que su recalentamiento no solo los perjudica, sino que exige que gasten más energía para realizar igual cometido: refrigerar la estancia.

Aun así, no siempre es posible protegerlos con recubrimientos o disponer películas reflectoras alrededor que desvíen los rayos, por lo que se aconseja emplear medios como con la espuma aislante a base de caucho de neopreno.

Más que una protección contra el sol

Entre sus características técnicas, destaca que el intervalo de temperatura continua que puede soportar oscila entre -40 ºC y 90 ºC, con una temperatura intermitente de 110 ºC. Su contracción, durante siete días y a una temperatura de 70 ºC, es de menos del 7 %.

El caucho de neopreno posibilita una absorción del agua de, aproximadamente, un 5 %, por lo que no solo protegerá su aparato de aire acondicionado del calentamiento del sol, sino que también, en cierto modo, protegerá de otros fenómenos atmosféricos, como la humedad, el rocío o la lluvia.

Con todo, su resistencia a la intemperie y, por ende, a los rayos ultravioleta es óptima, así como al ozono, a los alcalinos, a los ácidos, a los aceites y al envejecimiento. Además, en cuanto a su capacidad de inflamarse, según la norma MVSS-302, es un producto autoextinguible.

Se sirve en placas de 2.000×1.000 mm y con un espesor que va desde los 5 mm hasta los 50 mm y en rollos de 1,5 a 200 mmx1 metro, aunque pueden encargarse piezas troqueladas bajo plano y con la posibilidad de que dispongan de adhesivo para su adherencia.