Espumas técnicas para instaladores

Fecha
 mayo 23, 2017
Share

Gracias al aislamiento con espumas técnicas se consigue ahorrar y aumentar la eficiencia energética de las distintas instalaciones.

Los profesionales utilizamos espumas técnicas tales como las plásticas en base poliéter y poliéster, espumas de polietileno, de PVC, de polipropileno expandido, espumas de melamina, cauchos… Una larga lista de elementos que trataremos de unir y clasificar de forma general en la clasificación que proponemos a continuación.

Tipos de espumas técnicas

En el mercado actual  se pueden encontrar los siguientes productos:

1. Espumas de poliuretano

Estas espumas son utilizadas en dos sectores muy conocidos, la industria y la electrónica. Y es que, el poliuretano es una sustancia plástica que, desde hace un tiempo, se utiliza como aislante térmico de diversas instalaciones.

Dentro de las espumas de poliuretano se puede elegir entre las de base poliéster, poliéter, impregnado o aglomerado. Una amplia variedad del producto con el que se conseguirá obtener un resultado profesional y de calidad.

2. Espumas de polietileno

En esta ocasión, se trata de un polímero obtenido a partir de etileno. El polietileno se emplea, entre otros usos, para realizar los recubrimientos de cables.

3. Espumas de poliestireno

​Las espumas de poliestireno poseen una base de poliéter y se caracterizan por ser espumas de células abiertas que se comercializan en el mercado actual en grandes dimensiones. Otra característica es la gran variedad de colores en las que están disponibles. Todas sus propiedades son aprovechadas en sectores como: automoción, construcción, sector textil, muebles, ferretería, cosmética, droguería…

​4. Espumas filtrantes

Finalmente, este último tipo de espumas técnicas proporcionan resultados óptimos en la filtración de humos, polvos, aire o incluso agua. Son un elemento imprescindible en los sistemas destinados para la recirculación o ventilación del aire y se utilizarán en sectores como el del automóvil, piscinas o en electrodomésticos… (las opciones son inmensas).