Ahorro de energía con aislamiento de tuberías

Fecha
 agosto 22, 2016
Share

Dos razones colocan al uso de la energía como un tema central para la climatización: la conservación del medio ambiente y el presupuesto que los usuarios dedican a ella tanto en invierno como en verano.

Una contribución importante a la reducción de la perdida energética proviene de las espumas de caucho que se utilizan para el aislamiento de tuberías.

Entre las características del material, se encuentran su flexibilidad, fácil instalación, resistencia a la intemperie y exposición a la luz; sus ácidos y alcalinos; y sus aceites. Por ello, destaca como recubrimiento de instalaciones de climatización en general y también de aire acondicionado en particular.

En concreto, Albervima ofrece neopreno (caucho sintético semejante al natural) en presentaciones de placas de 2000×1000 mm y espesor de 1,5 mm a 50 mm, burletes con o sin adhesivo, piezas troqueladas bajo plano y rollos de 1,5 a 200 mm x1 m. Su incorporación contribuye con el ahorro de energía.

Consejos para instalación

El efecto del caucho para tuberías es conservar el calor o frío del líquido transportado. En tuberías de aire acondicionado, contribuye a un ahorro adicional al alargar la vida del equipo y bajar la presión sobre el trabajo del compresor.

Su ventaja de fácil instalación debe aprovecharse en un entorno seguro disponiendo de herramientas de buena calidad, materiales adecuados para el tipo de fluido (pegamento y pintura resistentes a una determinada temperatura, por ejemplo), limpieza previa de las áreas de aplicación e interrupción previa y posterior del paso del líquido. Todo ello, según recomendaciones de la Asociación Nacional de Industriales de Materiales Aislantes (ANDIMAT).

En el caso del aire acondicionado, este material protege a los aparatos de las inclemencias de la intemperie, como la luz, el calor del sol, la lluvia y la humedad. En este caso, se instala por módulos y también con el pegamento adecuado para resistir ante la exposición al clima.