Proteger las columnas del parking con espuma aislante

Fecha
 febrero 16, 2016
Share

Las espumas aislantes pertenecen al grupo de espumas técnicas, compuestas de material plástico fabricado mediante reacción química entre poliol, isocianato y varios aditivos. Se diferencian de otro tipo de espumas como las filtrantes primordialmente por las características de su estructura celular, además de por las de su porosidad, resistencia y densidad, entre otras. Su uso es frecuente en construcción, como el caso de las espumas para parkings.

El EPDM es un elastómero de etileno-propileno totalmente saturado y necesita vulcanización por radiación, o bien productos que liberen radicales libres, como por ejemplo los peróxidos orgánicos.

Entre sus características técnicas más relevantes destaca su muy buena resistencia tanto al ozono como a la intemperie y a los ultravioletas. Su resistencia al envejecimiento y a los alcalinos y ácidos es óptima, aunque es particularmente sensible a los aceites.

La espuma aislante es de poliuretano, está hecha a base de poliéster y es muy versátil tanto en su presentación (como rollos, placas, piezas troqueladas bajo plano…) como en su uso, ya que  puede adaptarse a cualquier necesidad del cliente.

En el caso que nos ocupa, es la mejor opción para resguardar las columnas de los parkings de agentes dañinos o molestos como el rozamiento, el polvo o el ruido, ya que se usa también como aislante acústico y lo amortigua. Gracias a su característica autoadhesiva, queda perfectamente fijada a la superficie y no necesita de otro tratamiento adicional.

Aunque su uso se extiende a varios sectores -es típica en la fabricación de altavoces de los equipos de música, y en los estuches de transporte de los mismos, ya que les dotan de una protección muy eficiente contra agentes externos, sobre todo golpes-, son especialmente usados en sectores de los transportes, el automóvil y la construcción. Por ello su aplicación para resguardar elementos del parking como las columnas cobra un protagonismo sustancial.